“Amo mis guitarras como [Lewis] Hamilton ama a Mercedes…” (Steve Howe)

Howe fue entrevistado con motivo del material más reciente grabado por Yes, titulado “The Quest” y se sincera absolutamente del amor que tiene hacia sus guitarras

Foto: Joseph Branston/Guitarist Magazine

Formado en 1968, Yes ha perdurado como el grupo de rock progresivo por excelencia del Reino Unido. Tras reclutar al guitarrista Steve Howe en 1970, la banda grabó su primer disco, “The Yes Album”, y a medida que avanzaba la década, el rock progresivo se convirtió en algo propio con Yes al frente. Siguieron una serie de álbumes clásicos -como “Fragile” (1971);al quintaescencia del Rock Progresivo: “Close to the Edge” de 1972, “Tales from Topographic Oceans”, de 1973- que aseguraron el lugar de la banda en los anales de la historia del rock y establecieron a Howe como un guitarrista a tener en cuenta.

Hablamos con él sobre el álbum y el papel protagonista que tuvo su Gibson ES-175 una vez más…

¿Cómo se grabó “The Quest”

“Lo hicimos sobre todo compartiendo archivos, pero por suerte Geoff [Downes, teclista] y [el cantante] Jon Davison están bastante en el Reino Unido, así que pudimos reunirnos en el estudio. Usamos principalmente nuestros propios estudios, pero también tenemos un cuartel general donde trabajo para juntar todo”.

¿Qué podemos esperar de “The Quest” en cuanto a la forma de tocar la guitarra?

“Mi Gibson ES-175[D] original se utilizó mucho porque estaba grabando en mi estudio. Ya no me llevo esa guitarra fuera del país, así que tuvo una buena salida en este álbum. Tengo una selección de guitarras familiares que me encanta tocar -como mi Les Paul Junior y mi Martin acústica- que me permiten explorar, improvisar y reinventar. He estado en un viaje con la producción y haciendo discos desde que trabajé con Joe Meek en 1964″.

La Gibson ES-175[D] de Steve Howe (Foto:  Joseph Branston/Future)

Uff, esas guitarras han estado contigo mucho tiempo…

Cuanto más se toca una guitarra, mejor suena. Y hay que poner el corazón y el alma en una guitarra para obtener lo mejor de ella. Las guitarras parecen responder mejor cuanto más se tocan. Eso es una parte importante. Pero mis guitarras siempre tienen que calentarse un poco si no se han tocado durante un tiempo”.

¿Qué tan exigente eres con tus guitarras? ¿Cuánto las vigilas?

“Si voy a tocar una guitarra y espero algo de ella, entiendo que puede necesitar algo de atención. Puede ser algo tan sencillo como unas cuerdas nuevas, pero no puede tener zumbidos ni traqueteos. Es como un coche: no vas a conducirlo si sólo tiene tres ruedas. Me gusta que mis guitarras sean como el Mercedes de Lewis Hamilton. Tengo que ser capaz de utilizar la guitarra de la manera que quiera, para cualquier idea que tenga, y quiero que sea capaz de responder. Es una cuestión de elección. Significa que tengo una inmensa libertad, que es mi única condición para ser músico”.

El Maestro (Foto: Joseph Branston/Future)

¿Sueles saber desde el principio qué guitarras se utilizarán para grabar una parte concreta?

Me gusta poder elegir, pero estoy de acuerdo en que a menudo es mejor ir con la idea sólida que sabes que funciona como guitarrista y construir a partir de ahí. Y en este álbum, la 175 era a menudo mi primera opción. Y si no funcionaba, era una Tele o una Strat o una Steinberger. O tal vez lo que funcionaba era cambiar de instrumento”.

¿Cómo ha cambiado tu colección de guitarras a lo largo de los años?

“He probado diferentes cosas y no todas me han gustado. Me molestaría después de 40 años no haber usado mucho una guitarra. Pero no hay muchas guitarras eléctricas en mi colección. Quiero decir que hay una gran cantidad de guitarras acústicas. Y hay instrumentos que sólo se oyen de vez en cuando, como un dulcimer martillado o un koto. En el tema ‘Leave Well Alone’ hay un koto. Esas son mis opciones ‘extra'”.

Howe y su amada Gibson ES-175[D] (Foto: Joseph Branston/Future)

Pero siempre vuelves a la Gibson ES-175D…

“La razón por la que compré otras guitarras de doble púa con cuerpo fue porque pensé que tal vez había una mejor. La [Gibson] Super 400 era bastante buena, pero ninguna de ellas tenía ese sonido particular de Gibson que yo buscaba, así que siempre he vuelto a [la ES-175D] pensando: ‘No se puede hacer nada mejor que esto’.

“Pero no siempre es la guitarra que quiero tocar. Es decir, no tocaría ‘Parallels’ con otra cosa que no fuera una Strat, y no tocaría ‘Awaken’ con otra cosa que no fuera una Steinberger o una Rickenbacker de 12 cuerdas. La música está formada por tantos componentes y hay tantas etapas ocultas de una idea musical en las que no pensamos. Es interminable. En cierto modo, las guitarras te dictan un poco de vuelta.

¿Qué buscabas musicalmente con “The Quest”?

“The Quest no surgió automáticamente. Se trataba de desarrollarse como guitarrista y músico. Siempre me dirijo hacia algo que tal vez no sepa todavía, pero que soy capaz de hacer. Como en la canción Leave Well Alone, hay mucho piano y guitarra española. Me gustan los sabores de la guitarra. Lo que me interesa es el tono y la textura: el sonido y la aplicación. Se trata de sacar la guitarra adecuada en el momento oportuno y hacerla protagonista. Como en la mitad de la canción Music to My Ears, estoy usando mi 175 pero también hay una Stratocaster en armonía. Menos no es siempre más; a veces más es más”.

Es muy divertido ver cómo una idea toma forma en el estudio…

“Es un viaje. Está la idea inicial, pero luego hay que ver cómo va a sonar y quién va a tocar qué. El teclado, ¿va a tocar el compás? ¿O el bajo va a tocar todo el tema? Todas esas cosas aún no se saben. Y creo que eso es lo emocionante de la música nueva: hay una idea, pero se trata de descubrir qué se puede hacer con ella.

“A veces es muy sutil. Por ejemplo, si quieres añadir una guitarra rítmica a un tema: la cantidad de distorsión que le pones, la fuerza con la que la golpeas, el micrófono y el amplificador que utilizas, etc., todo influye en el sonido que quieres. Y eso es lo que busco: el sonido adecuado en el momento adecuado”.

Steve es sin duda ‘La Leyenda’ (Google Images)

¿Consideras tu colección de guitarras principalmente como una selección de herramientas para hacer música?

Creo que es así. Son como un diccionario para un escritor, o los pinceles para un pintor. Es mi paleta de colores. Me sorprende que todavía me despierte con las guitarras en la cabeza. Me hace pensar: “¡Tengo 74 años! Deja de hablar de Telecasters!’ [risas] Es que sigo siendo una persona muy guitarrera”.

¿Quién fue su mayor inspiración?

“Chet Atkins fue la mayor influencia, y Les Paul también fue muy poderoso. Chet se convirtió en mi luz de guía. Su forma de tocar era encantadora y me inspiró a investigar su estilo country. Pero su enfoque general también fue inspirador. Utilizaba un pedal de volumen y tono, y hay un pedal de volumen y tono utilizado en ‘The Quest’. Lo uso en ‘Music to My Ears’ y ‘Dare to Know'”.

¿Quiénes son algunos de los guitarristas que has admirado en los últimos años?

“Malcolm Jones, de Runrig, tenía un gran enfoque del tono de la guitarra; su sonido era suave pero potente. Durante mucho tiempo, todos pensábamos en el twang, ya sabes, brillante, alto, tocando una sola cuerda. Pero los sonidos más gruesos y suaves son muy musicales y tienen mucho peso. Puede combinarse bien con otros instrumentos, como en una orquesta, o con guitarras acústicas. No sobresale como “¿Qué hace esto aquí?”.

Steve haciendo la intro de ‘Roundabout’ (Google Images)

¿Cómo escribiste tus partes de guitarra para “The Quest”?

“Escribí la mayoría de mis partes en guitarra acústica, así que se traduce muy bien a la eléctrica. Siempre hay guitarras acústicas por ahí. Son como un piano para un teclista. No tienes que cuestionar qué es lo que estás escuchando, es un sonido fundamental”.

¿Qué guitarras acústicas te gusta tocar?

“Generalmente toco Martins. También tengo Gibsons. Martin es mi sonido preferido para una acústica de tapa plana. Empecé con una Martin 00-18 de 1953, que es probablemente la que mejor suena. Está en ‘Roundabout’ y en muchas de las primeras canciones de Yes, pero ya no es mi caballo de batalla; pasé a usar una MC-28 [Martin] en algún momento de los años 80. Luego Martin hizo mi propio modelo, el MC-38 Steve Howe, que es el que toco principalmente, junto con el MC-28. Me gusta el cutaway y el cuerpo ligeramente más delgado. Me encantan las guitarras Martin”.

Martin modelo MC-38 Steve Howe (Foto: Joseph Branston/Future)

Para finalizar, ¿qué efectos de guitarra utilizaste para grabar The Quest?

Utilicé el Boss GS-10 [Sistema de Efectos de Guitarra con Interfaz de Audio USB], que es un pequeño sistema extraordinario. Pero la mayor parte del tiempo utilicé un amplificador Line 6 Spider. A veces, un altavoz y un micrófono ayudan a dar ambiente a la canción. El solo de guitarra de “Leave Well Alone” se hizo así. Fueron mis 175 en el Line 6 Spider. Se trata de explorar diferentes opciones. Una de ellas suele ser la correcta. Y eso puede ser porque es la correcta“.

Fuentes: Entrevista íntegra realizada por Rod Brakes para musicradar.com/Joseph Branston/Future/Google Images/yesofficial YouTube/RockAmerika


Reader's opinions

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *



Current track