Murió el baterista Jim Gordon

Monstruo de la batería acompañó a Traffic, Derek And The Dominos, Beach Boys y George Harrison, entre muchos astros más

Jim Gordon, que fue condenado por asesinar a su madre, ha fallecido a la edad de 77 años.

El fallecimiento de Gordon se confirmó a través de un comunicado de prensa, en el que se señalaba que había muerto por “causas naturales” tras “un largo encarcelamiento y una lucha de por vida contra una enfermedad mental”.

Gordon nació y creció en Los Ángeles. A los 17 años le ofrecieron una beca para estudiar música en la UCLA, pero la rechazó para unirse a los Everly Brothers. Así comenzó una carrera en la que Gordon se puso detrás de la batería de algunos de los discos más célebres del rock.

Como miembro del grupo de músicos de sesión Wrecking Crew, Gordon tocó en LPs clásicos como “Pet Sounds”, de los Beach Boys, y “The Notorious Byrd Brothers”, de los Byrds.

En 1969 Gordon conoció a Eric Clapton, ya que ambos músicos tocaban en la banda de acompañamiento de Delaney & Bonnie. Clapton contrataría más tarde a Gordon -junto con el bajista Carl Radle y el teclista Bobby Whitlock- para su nuevo grupo, Derek and the Dominos. Primero actuaron como banda de acompañamiento para All Things Must Pass, de George Harrison, antes de grabar su propio álbum seminal.

El doble LP de 1970 del grupo, “Layla and Other Assorted Love Songs”, se convertiría en un lanzamiento histórico, clasificado regularmente entre los mejores álbumes de rock de todos los tiempos. Gordon tocó la batería en todos los temas, e incluso colaboró al piano en el emblemático single del álbum, “Layla”, que escribió junto con Clapton.

Derek and the Dominos se separaron en 1971 y nunca terminaron de grabar su segundo álbum. Gordon siguió siendo un batería muy solicitado durante muchos años, trabajando con Mad Dogs and Englishmen de Joe Cocker, Traffic, Harry Nilsson y Frank Zappa. Gordon tocó en el álbum “Angel Clar”e (1973) de Art Garfunkel, en “Pretzel Logic” (1974) de Steely Dan y colaboró en tres temas del LP de Alice Cooper de 1976, “Alice Cooper Goes to Hel”l. Además, colaboró con Crosby, Stills & Nash, Jackson Browne, Neil Diamond, Hall & Oates, Randy Newman, Tom Petty and the Heartbreakers y John Lennon (ahí está Gordon tocando en “Power to the People”).

Aunque la carrera de Gordon fue ciertamente impresionante, su vida tomó un cariz oscuro y trágico.

El 3 de junio de 1983, Gordon apuñaló y mató a su madre, de 72 años. El batería afirmó que una voz dentro de su cabeza le dijo que lo hiciera. Tras su detención, al músico se le diagnosticó esquizofrenia. Posteriormente fue condenado a entre 16 años y cadena perpetua. A pesar de poder optar a la libertad condicional desde 1991, permaneció encarcelado hasta el final de su vida. Los informes indicaban que Gordon estaba “gravemente incapacitado psicológicamente” y era “un peligro cuando no tomaba su medicación”.

Fuentes: Agencias/RockAmerika


Reader's opinions

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *



Current track