“Un disco como este estaba destinado a hacerse, y nosotros queríamos ser los que lo hicieran”

Steve Howe habla de la joya del progresivo, “Close To The Edge” al cumplir 50 años

<Entrevista elaborada por Guitar Player>

“Fue un momento muy bueno en nuestras vidas”, dice Steve Howe, recordando la primavera de 1972. Su banda, Yes, había alcanzado los primeros puestos en las listas de éxitos del Reino Unido con su cuarto álbum, Fragile, y para su sorpresa, les fue aún mejor en Estados Unidos. Las giras se agotaron, los locales se hicieron más grandes y las emisoras de FM hacían sonar los temas del álbum “Roundabout” y “Long Distance Runaround”.

A medida que su cadena ininterrumpida de seis meses de conciertos empezaba a terminar y consideraban su próxima grabación, el grupo se sentía como si tuviera el viento a favor.

“Teníamos el ánimo muy alto“, dice Howe. “Éramos jóvenes, entusiastas y aventureros, y habíamos tenido un éxito increíble con Fragile. Vimos nuestro siguiente álbum como una verdadera oportunidad para demostrar nuestra valía como banda. La puerta se había abierto y no íbamos a retroceder. Queríamos afinar nuestras habilidades en cuanto a la composición y los arreglos.

Los conciertos van y vienen, pero un disco es para siempre. Creo que todos teníamos la sensación de que, hiciéramos lo que hiciéramos después, tenía que ser una especie de declaración definitiva. Un disco como éste estaba destinado a hacerse, y queríamos ser nosotros quienes lo hicieran”.

Vasto, enigmático, lleno de momentos de espectacular grandeza y matices siempre cambiantes, “Close To The Edge” es el Lawrence de Arabia de los álbumes de rock progresivo. Compuesto por sólo tres temas -el vertiginoso tema principal de 18 minutos de duración, la igualmente extensa mini epopeya “And You and I” y el hiperactivo cierre del álbum de jazz-funk “Siberian Khatru”- “Close To The Edge” documenta a Yes en la cima de su poder musical.

En ese momento, el grupo estaba formado por Howe, el Jon Anderson, Chris Squire, Rick Wakeman y Bill Bruford. Anderson estaba profundamente enamorado de la novela de autoayuda espiritual ‘Siddhartha’ de Hermann Hesse, como se refleja en su lirismo cósmico. La banda respondió sacando todo lo que tenía a su alcance, recorriendo cada pasaje con un celo desenfrenado y una creatividad implacable.

Para Howe, el lienzo de pantalla ancha le dio la oportunidad de agotar su astuto eclecticismo. En un momento está desplegando riffs estridentes al estilo de Hendrix, y al siguiente está disfrutando de una elegante serenidad acústica. En cada tema hay momentos de meticulosa planificación o de improvisación a ultranza. Para un ejemplo divino de esto último, su bombardeo de casi tres minutos que abre el álbum es un golpe maestro de arte-rock de época. En cuanto a las declaraciones definitivas, su interpretación en “Close To The Edge” cumple todos los requisitos.

“Tuvimos la suerte de poder hacer lo que queríamos”, recuerda Howe. “No teníamos ningún tipo de presión externa para seguir un éxito. Creo que, fundamentalmente, nos ayudó el hecho de que Yes no era una banda de singles”.

“Obviamente, ‘Roundabout’ lanzó nuestro anterior álbum, y eso estaba muy bien, pero parecía que no teníamos en cuenta ese hecho. Yes ya estaba establecida, y sentíamos que “Close To The Edge” no necesitaba un single. Si queríamos hacer una canción de 10 minutos o incluso algo más largo, podíamos hacerlo. Y resultó que había emisoras, sobre todo en Estados Unidos, que ponían las canciones más largas. Tuvimos suerte”.

“Close To The Edge” fue el segundo álbum consecutivo en el que la formación de la banda permaneció inalterada, pero poco después de terminar las sesiones de grabación, Bruford anunció que se marchaba para unirse a King Crimson.

“Todos nos quedamos sorprendidos, obviamente”, dice Howe. “Hasta que sucedió, sentíamos que las cosas eran bastante sólidas entre todos nosotros. Bill se marchó principalmente por sus conflictos -o debería decir momentos difíciles- con Chris, que quería que puntuara cada golpe de bajo con el bombo o algo así. Bill tenía sus principios y sus gustos musicales de los que no iba a apartarse, así que se fue”.

Bruford, por su parte, comparó el proceso de elaboración de “CTTE”, que parecía un rompecabezas, con “escalar el Monte Everest”. Su sustituto, Alan White, entró en escena con poco tiempo de preparación. [Por desgracia, White murió el 26 de mayo de 2022, poco después de nuestra entrevista con Howe]. “Afortunadamente para nosotros, Alan White estaba en la escena y ya estaba dando vueltas”, explica Howe. “Se unió a nosotros en el momento justo, ya que teníamos que empezar una gira”.

Esa gira, una gigantesca temporada de nueve meses por Norteamérica, el Reino Unido, Japón y Australasia, quedaría documentada en el triple LP Yessongs, publicado en mayo de 1973. “En general”, declara Howe, “tuvimos bastante suerte”.

A pesar de no contar con un single obvio, “CTTE” superó a su predecesor en las listas de éxitos y recibió los elogios casi unánimes de la crítica (incluso el NME, emitiendo una valoración un tanto mixta, concluyó que “en todos los niveles, excepto en el estético ordinario, es uno de los discos más notables que el progresivo ha producido hasta ahora”). Con el paso de las décadas, el álbum ha crecido en estatura entre los críticos y los músicos por igual, y ahora es considerado generalmente como un clásico.

Suele encabezar las encuestas de rock progresivo y ha sido citado por guitarristas como John Petrucci, Steve Stevens y John Frusciante como una gran influencia. En una entrevista reciente, Wakeman lo calificó como el mejor álbum de la banda, y Howe está de acuerdo. “Tiene todos los atributos que debe tener un disco atemporal”, señala. “Es interesante, desafiante y emocionante. Fue ciertamente interesante y desafiante de hacer, y me atrevo a decir, creo que abrimos nuevos caminos”.

“Nunca sabes cómo se va a percibir algo cuando estás grabando un disco. Puedes pensar que va a ser un hito, pero no hay forma de juzgarlo en el momento. Lo haces lo mejor que puedes y esperas lo mejor. Así que, 50 años después, es increíble ver la larga vida que ha tenido. Oigo a otros músicos decir cosas buenas sobre él, y ver que ha sido votado como el mejor álbum prog de todos los tiempos, es todo muy encantador”.

*Antes de grabar “Close To The Edge”, Yes estuvo de gira con la Mahavishnu Orchestra. Tengo entendido que verlos tuvo un gran impacto en ti y en Jon Anderson.

“Oh, sí, pero para mí empezó a principios de los 60. John McLaughlin tocaba maravillosamente con Herbie Goins y los Night Timers. Tenía su amplificador en un taburete, algo que yo empecé a hacer: lo quería a la altura del oído. Con Herbie Goins, John se divertía siendo un guitarrista realmente creativo, pero aún no había encontrado su estilo. Lo encontró con Mahavishnu y pasó a cosas más grandes.

“De todos modos, Yes había hecho algunos conciertos con la Mahavishnu Orchestra. Jon y yo nos quedamos boquiabiertos; nos pareció que era la banda más extraordinaria desde los Beatles. Eran totalmente diferentes, y nadie puede superar a los Beatles, pero en cuanto a la musicalidad pura, Mahavishnu era impresionante. Por eso “Close To The Edge” comienza con una especie de presentación maníaca. No te esperas una canción o un álbum despotricando y haciendo ruido durante tres o cuatro minutos”.

*La gira de Fragile fue bastante extensa y continuó durante el primer o segundo mes que estuvisteis grabando “Close To The Edge”. ¿Cuánto tiempo real de composición tuvisteis antes de entrar en el estudio?

“Hubo un poco. Jon y yo establecimos un patrón para escribir y arreglar juntos. Comenzó con “The Yes Album” y en “Fragile”, donde descubrimos que un solo tipo presentando una canción podía ser derribado muy fácilmente. ¿Pero dos tipos? Mucho más difícil.

“Tuvimos una gran cantidad de arreglos de “Close To The Edge” – partes de ‘Siberian Khatru’ y luego ‘And You and I’. Por supuesto, gran parte del mérito lo tiene el colectivo general del estilo de arreglos de los miembros de Yes cuando estábamos juntos. Jon y yo teníamos la imaginación de que las cosas se proyectarían más allá de nuestro pequeño casete una vez que nos metiéramos en el estudio con todos”.

*Hicisteis un poco de preproducción. ¿Las melodías estaban completamente desarrolladas antes de entrar en los estudios Advision?

“No del todo. Teníamos nuestros casetes de ideas. Recuerdo que íbamos a ensayar a una sala de baile, la Una Billings School of Dance, en Shepherd’s Bush. Íbamos por las tardes. Bill no estaba involucrado en los arreglos tanto como Chris, Rick y yo, y Jon, por supuesto.

“Intentábamos encontrar cómo tocar estas melodías y cómo pasar de una a otra. Las desarrollábamos juntos. El periodo de ensayos fue bastante intenso. Salimos de él con maquetas de secciones de la música, si no de partes de toda ella. Algunos de los arreglos más ingeniosos surgieron en el estudio. Lo que quiero decir es que nos quedaron más claros en el estudio. Pensamos en cómo mejorarlos.

“Habría sido una pérdida de tiempo y dinero entrar en el estudio diciendo: ‘Vale, vamos a empezar con la canción de Jon y Steve ‘Close to the Edge’. Habríamos estado allí una eternidad. Sólo teníamos bloques de días, no semanas ni meses. Hacíamos conciertos y volvíamos al estudio. Supongo que nuestro mánager intentaba conseguir su comisión, así que nos ponían de nuevo en la carretera. No dejaba mucho tiempo para el estudio”.

*Obviamente, la banda hizo muchas grabaciones.

“Por supuesto. Hicimos un montón de sobredoblaje cuando cortamos las pistas. Había mucha creatividad por parte de Chris. Siempre le gustó improvisar, al igual que a Rick, pero quería una estructura en torno a esas improvisaciones. Y tenía razón: se necesita una estructura para que alguien pueda improvisar.

“Esa fue la clave de la aproximación más bien pesada y lenta de Chris para llegar a sus partes finales de bajo, porque siempre pensaba: “Bueno, tengo que comprometerme con esto. Y Bill decía: “Yo también tengo que comprometerme, así que pongámonos a ello“.

*Cuando por fin llegaron a los escenarios, ¿se sintieron como si estuvieran en su elemento natural?

Sí, estábamos preparados. Cuando llegó “Close To The Edge”, ya estábamos solos. Creo que podríamos haber inventado la alineación de ‘la noche con’, en la que no teníamos un acto de apertura. Estábamos preparados para hacer un espectáculo completo con nuestra propia música. Sabíamos que había llegado nuestro momento, y sucedió, de forma bastante notable”.

Fuentes: guitarplayer.com/Google Images/Yes YouTube/RockAmerika


Reader's opinions

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *



Current track