Con Fortitude, el cuarteto francés Gojira se situó firmemente en el mundo del prog metal.

Aquí hablan de influencias muy variadas, desde Mike Oldfield hasta los ritmos orientales de la batería.

(Image credit: Jimmy Fontaine)


En 2021, Gojira se encuentra con el mundo a sus pies. Tras el lanzamiento de su séptimo álbum, Fortitude, y la publicación de Magma, su disco más vendido hasta la fecha, y la gran cantidad de festivales en los que han participado, se han convertido en una de las bandas de metal más importantes del planeta. Sin embargo, no han encontrado su éxito en la comercialización de su ritmo metálico. En cambio, Gojira siguen siendo tan extraños, experimentales y vanguardistas como siempre.

“No estamos ciegos ante nuestro éxito. Queremos ser la próxima gran banda de metal”, dice el batería Mario Duplantier. “En Gojira nos atrae mucho lo pegadizo del metal, pero también nos encanta el aspecto experimental de nuestra música. Así que ahora tenemos este doble enfoque porque queremos dar el paso y convertirnos en una banda más grande, pero no queremos perder lo que somos¨.

“La parte más difícil de estar [en] una banda durante 25 años es encontrar esa frágil y muy pequeña zona en la que todos estamos de acuerdo en una dirección. Sabía que los otros miembros de la banda querían algo muy melódico, pero yo quería recuperar algunos de los elementos más extremos después de Magma. Al final, los cuatro disfrutamos mucho poniendo toda esa dinámica en estas canciones”.

El último álbum de la banda se sitúa en el precipicio entre su aplastante y lejano primer trabajo y su maduro y más accesible sonido contemporáneo. Hay un aspecto del yin y el yang en juego, en el que se intercambian riffs y ritmos prog metal irregulares con ganchos de banda de estadio y momentos de hermosa introspección. No es una hazaña, pero este acto de equilibrio los ha inclinado hacia un equilibrio dominante desde que se dieron a conocer al mundo.

(Image credit: Roadrunner)

Formados como Godzilla en el suroeste de Francia en 1996, su debut en 2001 con Terra Incognita -el primero que publicaron bajo el nombre de Gojira- brillaba con algo más que fuerza y brutalidad, ya que pedaleaba implacablemente su original sonido de death metal técnico. Incluso en su forma más primitiva, algo les diferenciaba de sus compañeros, algo que es más cierto ahora que nunca. Duplantier cree que son sus influencias no metálicas las que han tenido un gran impacto en su sonido.

“Crecimos con el álbum Crises de Mike Oldfield”, dice sobre su crianza junto al guitarrista/vocalista y hermano, Joe. “Fue una gran parte de nuestra identidad musical, no sólo para nosotros sino también para Gojira”.

“Los Beatles eran una de nuestras bandas favoritas también y han sido una fuerte influencia para nosotros”, añade. “I Want You (She’s So Heavy) podría ser incluso una canción de Gojira. Pero también nos encanta el death metal, así que tienes a los Beatles y a Mike Oldfield por un lado y a Morbid Angel por otro y ahí es donde está Gojira hoy.”

En las dos décadas y media que llevan escribiendo música juntos, sus prioridades musicales han cambiado. Los riffs feroces y molientes son parte integral de Fortitude, pero un estribillo vocal gigantesco o una melodía de guitarra afilada nunca están lejos. La proporción entre voces gruñidas y cantadas también ha cambiado drásticamente, abriendo la banda a un público mucho más amplio. Desde las infecciosas líneas vocales de The Chant, diseñadas para ser cantadas por 80.000 personas en los festivales, hasta Hold On, que une la garra con giros celestiales que no estarían fuera de lugar en 90125 de Yes, y el estruendo giratorio y radiofónico de Another World, cada canción está reforzada por momentos adaptados a las masas y no sólo a los fans del metal.

Este contraste es más fuerte en Into The Storm, que tiene raíces tanto en la música africana como en el metal universal del multiplatino Black Album de Metallica. La polirritmia de la batería con la que comienza la canción da paso a lo que posiblemente sea su estribillo más grande y notable hasta la fecha: espacioso y a la vez sísmico, su letra incluso anima a los oyentes a levantar el puño, pues la banda sabe muy bien que lo hará cuando se reanude la gira.

“Into The Storm” surge de un ejercicio de percusión africana con el que estaba jugando”, explica Duplantier. “Escucho mucha música y artistas africanos, son muy inspiradores para mí. De hecho, luché mucho para que esa canción estuviera en el nuevo álbum. Todavía quiero conservar esa firma porque para mí es un tesoro precioso. Es casi como un diamante, ¿sabes? No quiero perderla. Pero ahora se trata de un equilibrio, porque somos cabezas de cartel de un festival. Así que cuando hago algo complejo, Joe siempre lo equilibra con algo sencillo. O si Joe está tocando un riff loco, yo mantendré la batería recta. Es casi una forma de digerir la información para que nunca nos volvamos demasiado locos”.

Fortitude se siente como la cúspide de un largo viaje. Duplantier siempre ha estado impulsado a enriquecer el sonido de la banda, lo que le ha llevado a explorar otras culturas musicales en busca de ideas. Ahora la sinergia entre todos sus diferentes elementos se siente perfectamente armonizada.

“Me enamoré del aspecto de trance de la música tradicional india; es una de mis mayores influencias y una de las grandes formas de llevar el aspecto progresivo a Gojira”, dice. “Así que a veces tocamos riffs con bucles superlargos y les hacemos sutiles cambios cada vez que se repiten. En canciones como Where Dragons Dwell, To Sirius [ambas de From Mars To Sirius, de 2005] y Blow Me Away (Niverse) [de Terra Incognita] el objetivo era hacer que el crescendo del riff fuera realmente enorme. En Fortitude tenemos Amazonia y Sphinx. A veces, cuando estoy tocando esas canciones, simplemente vuelo, en mi cabeza estoy volando por el cielo, mi cuerpo está ardiendo y doliendo, pero me siento tan vivo. Siento muchas emociones diferentes; a veces rabia, a veces esperanza. Vienen de un lugar especial”.

Al añadir el lenguaje de los ritmos orientales a su vocabulario occidental, Gojira ha creado un sonido que se atreve a ser diferente. Esto da a su agresividad un toque único. Esos ritmos pueden escucharse ya en su segundo álbum, The Link, con la propia canción que da título al disco, que avanza con un pulso nervioso. Pero fue en The Art Of Dying, de 2008, The Way Of All Flesh, donde la banda empezó a dominar esta combinación de estilos. Al superponer una batería de tiempo extraño con guitarras sencillas y contundentes, fueron capaces de lograr un equilibrio entre lo inusual y lo vigoroso, algo que ha sido fundamental en su éxito comercial desde entonces. Este equilibrio se ha convertido en el modelo de Fortitude. Incluso cuando el sonido de la banda se vuelve desquiciado, algo en la mezcla lo devuelve a un lugar más accesible.

Sin embargo, incluso cuando el sonido de Gojira maduró y salieron de gira a lugares mucho más grandes, era importante que su proceso de composición siguiera siendo libre.

(Image credit: Future)

“A veces escribimos música muy loca”, dice el batería, “pero no somos técnicos. Nuestra forma de componer siempre ha sido un proceso natural y espontáneo. No sabemos hacia dónde vamos. Simplemente empezamos a improvisar y las ideas surgen de la nada y de todas partes. Es cierto que tuvimos conversaciones sobre el equilibrio de estas canciones, pero aún así queríamos que sonaran orgánicas. Yo diría que Fortitude es el equilibrio perfecto entre lo pegadizo y la complejidad en las canciones pesadas, con estribillos fuertes y riffs masivos que todo el mundo puede disfrutar, como Enter Sandman”.

Fortitude es el segundo disco autoproducido de la banda después de Magma. En él, Joe Duplantier, que dirige la producción, esconde matices en cada rincón. Se inspira en todos, desde Björk y Pink Floyd hasta Meshuggah y Death.

“Mi hermano añade constantemente capas a nuestras canciones. No puede evitarlo, es un maníaco”, dice Mario riendo. “Quiere que las cosas estén ahí pero que no se oigan realmente. Es un perfeccionista y siempre termina nuestros álbumes quemados. Pero nos encanta añadir muchos coros, percusión y guitarras con efectos especiales. Creo que añade algo muy profundo a la música. A veces nos pasamos semanas con unos pocos detalles, pero creo que ese proceso es muy útil para la percepción de las canciones”.

Es una imagen perfecta para el sonido actual de la banda. Mientras que a primera vista son digeribles y diligentes, cuanto más exploras sus profundidades, más descubres lo detallados y divergentes que son realmente Gojira.

Fuentes: Louder Sound/Facebook/YouTube/RockAmerika


Reader's opinions

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *



Current track